Medioambiente

Medio Ambiente, áreas protegidas y playas

El municipio de Torrevieja ha experimentado una intensa transformación territorial. Su especialización en el producto de “sol y playa” ha consolidado un modelo turístico que se ha sostenido con las segundas residencias. Este modelo ha propiciado un auge inmobiliario cuya incidencia medioambiental más sobresaliente es la transformación del suelo rústico hacia los usos turístico-residenciales. Se ha producido una destacable pérdida de un recurso que es limitado y difícilmente recuperable. La urbanización del municipio también trae consigo el aumento de la población. Este aumento, unido al que estacionalmente reside por motivos vacacionales, tiene consecuencias en el consumo de agua, la generación de residuos, las aguas residuales, la contaminación de los suelos, etc.

Éste es un diagnóstico sintético que identifica los principales aspectos naturales de interés a escala municipal. Así pues, este monográfico valora, de un lado, el interés conservacionista del patrimonio natural y de la biodiversidad, mientras que, de otro lado, se estima la importancia del recurso desde el punto de vista de los servicios ecosistémicos.

Red Natura 2000

El diagnóstico de este informe se ha centrado en analizar los usos del suelo, los valores ambientales de los espacios naturales protegidos, el estado de la red hidrológica, el frente costero y playas, la calidad ambiental de las aguas costeras, los valores ambientales del medio marino y la gobernanza y educación ambiental. A continuación, se presentan los retos y claves para el futuro tras el diagnóstico realizado.

Usos del suelo

La evolución de los usos del suelo, en líneas generales, muestra una tendencia positiva en la zonas artificiales y negativa para las zonas con vegetación natural. La mayor debilidad estriba en el actual consumo de suelo que limita considerablemente la capacidad de maniobra en la gestión ambiental. No hay prácticamente espacios libres en el frente costero. Se reduce a las ventanas al mar del parque del Molino del Agua y la cala Ferris. La consolidación urbanística de la restinga entre las lagunas constituye otra debilidad importante dada la dificultad para crear corredores ecológicos entre los humedales. Por tanto, es menester incrementar el porcentaje de zonas de vegetación natural y espacios abiertos, contener el crecimiento de las zonas artificiales y transformar zonas agrícolas abandonadas en espacios con vegetación natural.

Valores ambientales de los espacios naturales protegidos

Los espacios naturales protegidos ocupan la mitad del territorio municipal. Se ha observado una tendencia creciente a la protección con la declaración de nuevas zonas en los últimos años. Se han duplicado el número de microrreservas y aumentando la superficie que integra el Paraje Natural del Molino de Agua. Sin embargo, se han identificado presiones procedentes de procesos naturales, derivados de las redes viaria y urbanísticos. Así pues, los retos son: incrementar la calidad ambiental en el Parque Natural y microrreservas interiores, incrementar la calidad ambiental del Paraje natural e incrementar la calidad ambiental de la microrreserva litoral: Cabo Cervera.

Hábitats, biocenosis marinas y especies prioritarias

Según un exhaustivo análisis, las presiones que se presentan con cierta intensidad en el Espacio marino de Cabo Roig son la agricultura y los deportes náuticos, ambas con intensidad media. La contaminación del medio marino (agua y redes tróficas) derivada de la intensificación agrícola puede afectar a las especies más costeras. Los deportes náuticos y las actividades recreativas en el mar generan una serie de impactos con efectos adversos de distinta índole sobre las aves marinas como la contaminación (hidrocarburos, macroplásticos, basura), la ocupación del espacio marítimo, la degradación de los fondos marinos debida al fondeo y las molestias producidas por el tráfico de embarcaciones. Por tanto, los retos planteados residen en (i) incrementar el nivel de conocimiento para la mejora efectiva del estado de conservación, (ii) mantener o restablecer el estado de conservación favorable de los tipos de hábitats de interés comunitario, y de especies sensibles, y garantizar que los usos y actividades sean compatibles con su conservación e, (iii) incrementar el conocimiento, sensibilización y participación de los distintos actores en el espacio protegido.

Estado de la red hidrológica

Las lagunas de La Mata y Torrevieja condicionan la mayor parte de la escorrentía superficial. La principal debilidad se encuentra en la tendencia a la antropización de estos entornos, ya que los cauces y sus entornos próximos están muy tensionados por las zonas artificiales desde hace décadas. De este modo, los retos propuestos son (i) elaborar una política ambiental sostenible para la red hidrológica, (ii) mejorar la calidad biológica de los cauces, (iii) naturalizar los cauces antropizados, (iv) crear corredores ecológicos y, (v) conservar la red del Parque Natural.

Zona costera y playas

Las playas están sometidas a dos tipos principales de presiones. Por un lado, a una intensa antropización, es decir, un crecimiento de población en su entorno que lleva aparejado un uso intensivo como generador de actividades turísticas. Por otro, un deterioro del sistema biofísico derivado de los procesos erosivos generalizados y la degradación de su medio natural. Por tanto, las claves de futuro residen en (i) ampicar el sistema de gestión certificado, (ii) introducir el análisis de riesgos en el sistema de gestión de las playas e, (iii) incrementar el conocimiento, sensibilización y participación en las playas.

Calidad ambiental de las aguas costeras

Las aguas costeras requieren de una vigilancia y control de la calidad. Se realiza mediante el seguimiento continuado de las condiciones marinas. Se dispone de una buena y fiable descripción del agua de la zona, gracias a la serie de datos recopilados durante un periodo de 18 años (2002-2019). Aun así, el reto de este apartado es la creación de un plan de vigilancia y control de la calidad

Gobernanza y educación ambiental

El instrumento de ordenación urbanística requiere de una revisión que actualice la planificación municipal, dando prioridad a un modelo territorial más respetuoso con el patrimonio natural y la biodiversidad. Las claves de futuro recaen en (i) la revisión de PGOU, (ii) subsanar el déficit de espacios verdes, (iii) ejecutar el PATIVEL, (iv) mejorar la gestión de las zonas protegidas y, (v) establecer un plan de contingencia para la prevención de la contaminación marina. Por otra parte, es necesario aumentar los recursos humanos del Parque Natural e incrementar la ecoalfabetización. Finalmente, se debe potenciar la colaboración y cooperación interdepartamental, así como el desarrollo de herramientas tecnológicas que faciliten la gestión medioambiental.

Elaborado por Gabriel Soler, Juan E. Guillén , Alejandro Triviño Pérez, María Vicedo, David Gras y Joaquín Martínez

2 respuestas a «Medioambiente»

  1. Propongo mejorar la vía verde existente desde el centro de interpretación salinera hasta la laguna rosa. El primer tramo está abandonado. No hay papeleras, ni árboles, ya que los que se plantaron en su día no se han cuidado, y unos han muerto y otros están en penosas condiciones. Esta vía debería tener árboles que dieran sombra, bancos y papeleras. De este modo, puede que los ciudadanos se animaran a utilizarlo, y más teniendo en cuenta su cercanía a dos colegios y un instituto.

    1. Buenos días María Luisa,

      Gracias de nuevo por tu interés en el proyecto. Consideramos gratamente tu recomendación. Así mismo, la recopilamos para enviarla al Ayuntamiento y que también se tenga en cuenta para futuros planes urbanos y de movilidad.

Responder a Sandra Navarro Ruiz Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *